Diversas pero no dispersas

14º EFLAC Uruguay - Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

 

Cada tres años estoy tentada de decir, como muchas compañeras, que ya estoy harta y no pienso ir a encuentro feminista ninguno. ¿Otra vez correr de un taller a otro? ¿Otra vez plenarias, donde una no sabe por qué está hablando esta y no aquella? ¿Otra vez peleas para ver en qué país se hará el próximo? ¿Y las filas para el almuerzo...?

Sin embargo, cada tres años estoy en el Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe. Y estaré en este 14º EFLAC no solo porque no tendría cómo eludirlo (al fin y al cabo será aquí, en Montevideo) sino porque creo que nunca fue tan importante como ahora el análisis del contexto regional y de los escenarios, el intercambio de información directa y esa capacidad que las feministas tenemos para hacer síntesis políticas que generan estrategias conjuntas.

Ahora que en Nicaragua, obligados, tendrán que seguir soportando la perennidad del matrimonio regente, que a las niñas de Guatemala las queman en las casas de socorro, ahora que Trump está como mono con reloj entre un montón de botones peligrosos a su alcance, que en un gran cambalache están mezclados neoliberales, nacionalistas, populistas, los progresistas diestros y la derecha siniestra...

Ahora, cuando los fundamentalistas pregonan contra la “ideología de género”, más que nunca se necesitan los encuentros feministas que desde la autonomía y la diversidad, opongan a la ignorancia y el fanatismo la pelea por los derechos humanos, la libertad y la igualdad en toda nuestra región.

Los EFLAC, cada uno a su manera, han contribuido de forma notable a la fuerza que los movimientos de mujeres han adquirido en la región. Basta ver las multitudinarias marchas contra la violencia o el 8 de marzo, para darse cuenta de la acumulación política lograda en los últimos 35 años. Tanto denunciar, explicar, proponer, organizar, salir a la calle, dio su fruto. Va quedando claro que cuando las feministas hablamos del derecho a decidir sobre el propio cuerpo, sobre no ser ciudadanas de segunda categoría, no estamos hablando solo de nosotras y del aborto. Estamos diciendo no a la discriminación contra las mujeres pero también contra los pueblos indígenas, contra las poblaciones afrodescendientes... Estamos hablando de la igualdad de derechos y de la libertad de todos y todas. Estamos debatiendo sobre qué tan profunda queremos que sea la democracia.

En algunos Estados todavía pre modernos, políticos ignorantes y vendidos van de la mano con el fanatismo religioso. En este contexto regional, la nuestra es una lucha contrahegemónica y eso implica trabajar en conjunto con otras expresiones del feminismo y desde allí, con otros movimientos.

Como Articulación Feminista Marcosur hace varios años que apostamos a la consolidación de los diálogos como una metodología de debate político. A construir articulaciones como la del Grupo de Trabajo con redes feministas regionales-Red de Jóvenes de LAC, Enlace Continental de Mujeres Indígenas, Red de Mujeres Afro, Católicas por el derecho a decidir, la Campaña por la Convención y Redtrasex en una alianza que implica debates y tensiones, pero también confianza política, solidaridad, proyectos comunes.

No se trata de solo estar “juntas, pero no revueltas”. Tenemos que ser capaces de dar unos cuantos pasos más y como convoca el lema del 14º EFLAC, “ser diversas, pero no dispersas”.

COMIC
AGENDA FEMINISTA
ÍNDICE
Medea, por Ximena Aragone
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
26
27
28
29
30
31
1
 
 
 
 
 
 
 
2
3
4
5
6
7
8
 
 
 
 
 
 
 
9
10
11
12
13
14
15
 
 
 
 
 
 
 
16
17
18
19
20
21
22
 
 
 
 
 
 
 
23
24
25
26
27
28
29
 
 
 
 
 
 
 
30
1
2
3
4
5
6